Hacer

Ruta La Huella Religiosa

Esta ruta urbana de fácil recorrido transcurre por los distintos signos religiosos del casco urbano de Ribadeo: iglesias, capillas y conventos, por donde podrás conocer otras historias y anécdotas de la historia de Ribadeo.

Fuera del trazado de ruta proponemos que visites otras capillas como son la Atalaya, San Miguel y San Lázaro.

Plaza de España

Plaza de España

Es hoy el corazón de la villa, aunque en otro tiempo se situaba en su periferia, junto a la muralla medieval. Diversas construcciones nos permiten recorrer su historia: viviendas hidalgas, el pazo de Ibáñez (hoy sed municipal), fachadas modernistas, la cosmopolita Torre de los Moreno, la Alfándega o la Oficina de Turismo.

En el centro asoma una arbolada exuberante, presente desde el siglo XVIII, mientras varias esculturas homenajean la dos ilustres hijos de Ribadeo: José Ma Alonso Trelles y Jarén ( El Viejo Pancho) y Dionisio Gamallo Fierros.

Convento de Santa Clara

Convento de Santa Clara

Se desconoce la fecha exacta de su fundación, aunque las noticias más antiguas son del siglo XIV. El conjunto tiene una azarosa historia, ya que fue prácticamente destruido por un incendio en el siglo XVI y gravemente dañado, en el XIX, al ser utilizado como cuartel por las tropas napoleónicas y luego como hospital militar.

El templo conserva en su interior a estructura original junto con una interesante colección de imágenes.


Iglesia de Santa María del Campo

Iglesia de Santa María del Campo

Fue parte del convento franciscano fundado, según la tradición, por Francisco de Asís durante su peregrinación a Compostela.

Este edificio, ubicado extramuros, cuenta con una larga historia. Poco queda ya del templo medieval y menos aún de las instalaciones de los religiosos. Sí se conservan elementos artísticos diversos como imaginería barroca y neoclásica.

En su interior guarda los escudos de armas de importantes familias hidalgas de Ribadeo. Su fachada exhibe ornamentación medieval en zig-zag, característica de los templos mendigos , y que se repite en la capilla de la Atalaya.

Plaza de Abastos

Plaza de Abastos

Este elegante edificio fue una donación a la ciudad de D. Ramón González Fernández, indiano que apoyó otras muchas iniciativas como la Biblioteca y el Ateneo.

De estilo “art decó”, según diseños del arquitecto Ramiro Saiz, se inauguró en 1925.

Es un claro ejemplo de la arquitectura basada en forjados de hierro y hormigón tan utilizada en las primeras décadas del siglo XX y que dotaba de cierta elegancia a edificios funcionales.

A su alrededor se celebra cada miércoles el mercado de la villa, continuando una tradición de origen medieval.




Avenida de Galicia

En la segunda mitad del siglo XX Ribadeo se consolidó como cabecera comarcal, núcleo de servicios y comercio, así como enclave turístico. Su espacio urbano se amplió, ocupando incluso parroquias vecinas. La estación de tren, los nuevos centros educativos o la antigua carretera de Asturias sirvieron como focos de atracción, de manera que la zona urbana creció hasta los envolver. La Avenida de Galicia es uno de esos nuevos ejes de expansión y hoy se configura como un espacio residencial y comercial.

Capilla de la Virgen del Camino

Aunque el edificio actual es del siglo XIX, el retablo de su interior es del XVII, lo que permite intuir la antigüedad del templo, quizás medieval. Debe su nombre al hecho de hallarse en el camino que unía Ribadeo con Viveiro y Mondoñedo, aunque también es posible que la advocación se relacione con la peregrinación jacobea.

Su altar mayor, terminado en 1699, es una obra barroca de Tirso Toxeiro; presidido por una imagen de la Virgen, junto a Santa Lucía y Sano Pablo, en él pueden admirarse las antiguas armas del ayuntamiento de Ribadeo: una llave sobre las ondas del mar.

Capilla de San Roque

Capilla de San Roque

La necesidad de protegerse de la peste y otras enfermedades infecciosas provocó la construcción en toda Galicia de templos dedicados a la devoción de San Roque.

Este de Ribadeo es del siglo XVI y desde el momento de su fundación disfrutó de la predilección de los ribadenses.

La capilla experimentó diversas ampliaciones, a más importante en el siglo XVIII. De entonces es su retablo, presidido por el santo patrón al que acompañan, entre otros, San Sebastián, San Domingo y Santo Tomás de Aquino.

Enlaces

Descargas

Compartir: